Un poema de Maria Garmendia

La realidad nos sostiene si abrimos los ojos
Pero es doloroso ver qué lejos queda el deseo
Y más doloroso aún es inventarlo.
El deseo es una danza caprichosa que nos forja un destino
La realidad es la flecha que olvidamos.
Pero si miramos las casas y los ríos,
Las calles y los árboles
Las precipitaciones de la lluvia
O la brillantez de los astros
Veremos que ellos persisten existiendo
mas allá del deseo de ser deseados.

María Garmendia

Comentarios

Borja Criado ha dicho que…
Supongo que cabría preguntar por qué amamos la tagedia, y la voz artificiosa de Artaud respondería desde los infiernos auqello de "yo me destruyo para saber que soy yo y no otros". En fin, me parece que lo justo es comentar con otro poema que sigue inédito en mi ordenador.

Saluda a las Garmendia, y para ti un abrazo.


HISTORIA MEXICANA

Dime, Olga, dime si sabes
Para qué han servido tantos Sartre y tantas Beauvoir
De qué tantos Caligula en versión moderna
Para qué todas las tardes recluidas en cerveza y bailes frenéticos
Y todos esos planes en Montmartre
Todas esas penas
Que íbamos a llorarle a Baudelaire
Todos esos viajes largo tiempo discutidos
Tantas disputas por destinos y azares
Con el chileno poeta que no entendía
Ni un sólo verso

Tantas veces el charco cruzado
Para seguir con tus luchas fronterizas
En un país con tres lenguas oficiales
Y la inevitable mezquindad de nuestra raza
Para acabar en la soledad de un manicomio

Dime, Olga, dime si puedes
Algo que duela más
Que la propia vida
mcma ha dicho que…
Bueno, monsieur Criado, eso de que amamos la tragedia es sin duda una lectura equivocada en mi caso. la realidad es el punto que nos salva, decía un sabio; y la tragedia es sólo una visión con demasiada entropía, al igual, tal vez, que el exceso de euforia. En cualquier caso, siempre me quedaría con lo segundo.
Tu poema me gusta, sin duda alguna, es bello. mais la vie est tellement belle que la Tragedie doit s'efforcer assez pour la rendre nulle.

Muchos saludos,querido.

María.