Invasión III

Uno, tres, cinco, siete máximo. Siempre números impares, si yo fuese el protagonista de esta historia elegiría cinco. Lo importante es no utilizar un número par porque no habría hueco para la huida. Con los pares es sencillo que el rompecabezas cierre y si es así no tenemos trama. El quinteto, por lo tanto, a mi modo de ver, es el número perfecto, ya que permite interactuar entre los distintos protagonistas de la historia y además incluir toda la paleta de matices de un modo sutil y con el suficiente espacio para que puedan respirar. Conclusión del inicio; un número impar de personajes.

Este siguiente párrafo puede estar formado por varios, aunque el impar sigue siendo una predilección estética. Los personajes pueden odiarse, quererse, desnudarse, mirarse, perderse escuchar el kind of blue u Ornette coleman, Bach o Liszt, no importa demasiado. Al final serán el desarrollo y formarán el bloque o la narración de la historia o de las historias. Conclusión del nudo: los individuos viven, hombres y mujeres, sin tener en cuenta ninguna jerarquía previa.

Ellos están; ya que al final: "¡ Alejarse! ¡Quedarse! ¡Volver! ¡Partir! Toda la mecánica social cabe en estas palabras."

Comentarios

Maese Oxidao ha dicho que…
Permitemete recomendarte, amigo Javier, una excursión por el mundo de las ideas. En concreto te recomiendo la ruta de "El Sofista", donde Socrates deja a un Esxtranjero y a Teeto, hablar largo y tendido sobre las que son las ideas primeras, primoridales o primerizas. Son unas cuantas: el ser, el no ser, el moviento, la quietud y no se que más (había una que no tenía contrario). Estas, se encuentran en el tope del mundo eideticoso, como en una acropolis, y allí llevan una vida de dioses genial, copulando las unas con las otras. Victor Gomez Pin nos retrata estos trasiegos intelectuales en "El drama de la ciudad ideal". Y nada, un saludo.
srcurri ha dicho que…
Lo malo del cinco es que tiene muy mala rima.
Pero claro, las partes del discurso son cinco, los quintetos suelen sonar bien, El club de los cinco era una peli que me gustó cuando era pequeño... ¿eres un David Lynch y dices cosas incomprensibles para que la gente proponga su propia película?

En mi blog hay una sorpresa para ti.
Un abrazo.