Textos rescatados

Buscar y clasificar. Jugar con el orden. Buscar dentro de los números matrimonios imposibles. Conseguir a partir de principios enfrentados puntos comunes para desarrollar algo nuevo. Dizzy Gillespie hablaba o decía o pensaba que en el momento de tocar debes de tener un pie en el pasado (la tradición) y otro en el futuro. Yo le inserto que de este modo surgira el presente, aunque es algo obvio. John Coltrane tiene muchas anécdotas en su relación con la música. La más sorprendente sucedió con una mujer muy cercana a él que un día le llevo la transcripción de uno de sus solos, ahora no recuerdo cual, para que lo tocase de nuevo para ella. Coltrane miró la partitura e intentó tocarla pero no pudo. Le dijo que era demasiado difícil, en ese momento él no sabía que era su propio solo. Se sentía incapaz de repetir exactamente lo que él había hecho. A Sonny Rollins le preguntaron hace poco qué pensaba al hacer un solo, él respondio que no pensaba en nada, unicamente tocaba. Aquí regresamos a Coltrane y a otros de sus momentos. Un día visitó a Monk y le comentó que llevaba todo el día pensando en música, en la relación entre unos acordes, etc. Monk se enfadó con él y le grito que para que pensaba en música que tan solo debía tocar y dejar de pensar. Coltrane era un hombre que luchaba. Tuvo todos los pasos que debe de tener un hombre de jazz. Comenzó joven en Philadelphia con algunos compañeros que seguirían junto a él durante años. Pasó por la música de las iglesias. Dió el paso hacia las bandas de R&Blues, y aspiraba al camino que abría durante esos años de formación Charlie Parker. Fue amigo de la heroina, por la cual el "malvado" Davis lo echó de su banda. Después regresó y se convirtió en el músico que hemos conocido. En sus discos se observa perfectamente que sucedía en la música durante aquellos años y en su vida. Desde las composiciones de standard a partir de una sucesión de acordes, como demostración Giant Steps, al estilo modal representado en My favorite things. No podemos simplificar la historia de Coltrane a estos discos pero son una muestra de su evolución. Pero donde se demuestra su fuerza es en el disco A love supreme. Es un disco espiritual. Dedicado a Dios. Sería su presentación. El ejemplo de su poética. La gran oración. Su libro de horas. Su personal rezo. En definitiva la obra de un pensador, un intelectual. Al igual que Proust escribió su busquedad del tiempo perdido, o Roberto Bolaño lo consiguió entre Los detectives salvajes y 2666. Coltrane expreso su idea del mundo en ese disco. Encontramos los estudios de los ritmos africanos, los origenes, ejercida por Elvin jones. Y todos los matices de la escala de blues con todas sus variantes. Un verdadero estudio de la esencia de la música de jazz. Hace unos meses estuvo Ashley Kahn en Barcelona dando unas conferencias sobre Kind of blue (nada más y nada menos) y A love supreme de Coltrane. Ambos son discos históricos. Cambiaron la manera de enfrentar la música. Revolucionaron la músisca. Para Miles Davis su disco era uno más. Sería su primer disco para Columbia, no representaba nada más. Un cambio de forma, eso sí lo tenían claro, creada a partir de la música de Ravel que tanto Davis como Bill Evans, el otro ideólogo de ese disco, escuchaban y estudiaban para encontrar nuevos caminos donde investigar. No existía ninguna pretensión en ese disco. Por el contrario cuando Coltrane entró al estudio a grabar su disco quería hacer una gran obra. Es un único tema dividido en cuatro partes. Con estructura de obra clásica. Una obra que quería llegar a Dios y al hombre. Es el único disco donde se puede escuchar la voz de Coltrane. Su voz es la expresión humana desnuda. Coltrane era un místico muy humano demasiado humano.

Yo debo de reconocer que no soy un místico. Pero la fuerza de esa obra es demasiado fuerte para no admirarla. Mi percepción de la música de jazz es muy simple. Para mí el jazz es una conversación entre varias personas. Surge un tema desde el cual se comienza a tocar. Unos días la conversación es maravillosa y en otros no tanto. El diálogo se enfrenta entre los diferentes músicos. Ocurre. Joshua Redman decía que necesitaba músicos que tuviesen algo que decir y que no le importaba cual fuese el instrumento que tocase.

Comentarios